6_0

Supermercados de Cúcuta no dan abasto con compras de venezolanos

6_0 En al menos dos de ellos el Esmad tuvo que hacer presencia para controlar la cantidad de compradores del vecino país. El masivo paso de venezolanos la mañana de este domingo a Cúcuta, generó preocupación y caos en algunos sectores de la ciudad. Después de cruzar la frontera, los miles de venezolanos se dirigieron a las casas de cambio para hacer el canje de bolívares. De ahí se trasladaron a los principales supermercados del centro de la ciudad para hacer las compras, pero ante la masiva demanda, los establecimientos quedaron desabastecidos. (Lea: Más de 18 mil de personas han pasado la frontera en busca de alimentos) Las personas adquirieron productos básicos como huevos, harina, arroz, papel higiénico, entre otros, siempre con la preocupación puesta en lo que se les permitirían ingresar a su país. En horas de la mañana, el gobernador de Norte de Santander, William Villamizar Laguado, dijo que en la frontera solo se dejarán pasar productos de la canasta básica. En supermercados como El Ideal y Los Montes, el Escuadró Móvil Antidisturbios (Esmad) tuvo que hacer presencia para controlar el ingreso de personas y evitar accidentes durante la compra.   Una situación que generó largas colas en las afueras de los establecimientos. Sin embargo, esta, y otras estrategias, como ofrecer transporte gratis a los que compren en sus supermercados, fueron puestas en marcha por los dueños de los centros de abasto cucuteños para poder atender a los connacionales y así reabastecer sus negocios con productos que escaseaban. En el siguiente video se evidencia, con testimonios la situación que afrontan los venezolanos y los motivos por los que se vieron obligados a cruzar la frontera. Venezuela también permite el paso por la frontera con Arauca El Gobierno del vecino país, en coordinación con las autoridades colombianas, acordaron crear un corredor humanitario en la frontera con Arauca, para que sus habitantes lleguen a territorio colombiano a proveerse de alimentos y medicamentos. El acuerdo se logró tras conversaciones de las autoridades del estado Apure del vecino país con las autoridades colombianas. Los venezolanos tienen permiso hasta las 15 horas de este domingo para realizar comprar y regresar a su país. En el caso de la frontera por Norte de Santander, el permiso se extendió hasta las 20 horas de hoy. Aún no se ha informado del paso por un corredor humanitario en La Guajira. Así se planeó el paso de venezolanos a Colombia en busca de alimentos A lo largo de toda la semana, los mensajes corrían raudos por las redes sociales; la cita se concretaba con rapidez para el domingo 10 de julioal pie de los pasos binacionales de Táchira, donde hombres y mujeres iban dispuestos a enfrentar todos los obstáculos para romper la prohibición que desde hace más de 11 meses impone el estricto cumplimiento de controles para permitir un limitado paso de personas entre Colombia y Venezuela, beneficio al que sólo acceden enfermos, estudiantes y viajeros. En la fecha prevista, muy temprano en la madrugada comenzaron a aparecer las primeras personas, aún incrédulas respecto a las informaciones oficiales que en la jornada anterior aseguraban que el paso se abriría sin restricciones a partir de las 6:00 de la mañana y a lo largo de todo el día. Como periodistas, nos tocó enfrentar la agridulce sensación de haber vivido en carne propia, muchos de los testimonios que voluntarios ofrecían quienes aguardaban por pasar la frontera. Abundaban las historias de escasez de medicinas, como el caso de un obrero de 65 años, que realizó un viaje de 35 horas por carretera desde Ciudad Bolívar, para buscar en Cúcuta una dosis de insulina que le permita recuperar la salud de su madres, anciana y enferma. Llegada la hora, las autoridades de la Guardia Nacional iniciaron el paso, sólo exigiendo presentar la cédula de identidad venezolana; aunque a los medios, por momentos intentaron restringirles el trabajo. “No queremos shows mediáticos”, decía el capitán a cargo de las operaciones de ese día; objeciones que no lograron frenar el trabajo de recoger la experiencia del primer lote de venezolanos que en medio de las primeras luces del alba, pasaron una frontera cerrada desde hacía casi un año. Ellos pasaron en silencio, circunspectos; quizás porque su paso iba acompañado por una carroza que ´portaba el féretro de un menor cuyos familiares intentaban hacer pasar a territorio colombiano para su sepelio. Los minutos transcurrían, y la gente, cual hormigas, salían de las calles laterales, desde todas las direcciones, para concentrarse en la avenida Venezuela. Pronto fueron cientos, y un poco más tarde fueron miles. Tal acumulación de personas superó la capacidad de atención de las autoridades de migración, quienes pidieron retrasar un poco el flujo; lo que caldeó los ánimos de los presentes, que se abalanzaron sobre las barricadas e irrumpieron en estampida al Puente Internacional Simón Bolívar, pasando inmediatamente al lado colombiano de la frontera. Antes de las 8:00 de la mañana, las filas de personas se formaban a las afueras de las casas de cambio y los comercio de La Parada, desbordaban las unidades de taxis y colectivos que aguardaban allí la llegada de los venezolanos, quienes rápidamente se dirigieron a los comercios de Villa del Rosario y el Centro de Cúcuta. Laopinion.com.co | Eilyn Cardozo / Corresponsal en San Cristóbal Táchira | Colprensa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *